Todas las marcas deben conocer los fundamentos del Karma Marketing.

Al igual que el karma general, el Karma Marketing se basa en dar a los clientes más de lo que esperan, con la expectativa de recibir a cambio su atención, su fidelidad y su predisposición a ser portavoces de marca.

Para ello, es importante conocer cuáles son las 7 leyes del Karma Marketing. Empecemos por las 4 primeras.

  1. La Ley de la Creación:

Es la ley principal. En otras palabras, nada pasa por casualidad, por lo que deberás usar toda tu energía para lograr generar esa realidad que deseas, no solo para ti, sino para quienes están a tu alrededor.

Por ejemplo: para celebrar la 4º temporada de Walking Dead, Fox Channel abrió la primera tienda física de venta de merchandising para fans de la serie, donde no se podía pagar con dinero, sino con sangre. Un gesto generoso, sí, pero imaginad el impacto que tiene para una marca crear acciones inolvidables y sembrar un sentimiento de gratitud entre sus clientes.

¿Qué nos enseña la Ley de la Creación? Que las marcas tienen tanto o más que ganar con iniciativas generosas con los clientes que con acciones masivas.

  1. La Ley de la Humildad:

Para encarar el éxito debemos ser honestos y abrazar todas nuestras virtudes y todas nuestras limitaciones. Reconocer que no somos los únicos, ni siquiera los mejores, sino que todos somos parte del mismo ecosistema y estamos aquí para contribuir a un mundo mejor. Ahí empieza el camino hacia la amabilidad y la gratitud.

Para muestra un botón. Prufrock Coffee, una cafetería local en Londres, lanzó hace unos años la “Disloyalty Card”, la primera tarjeta de fidelización que funciona al revés, pues los clientes reciben recompensas por NO consumir. Sin embargo, cada vez que consumen en otras cafeterías independientes del barrio, reciben un sello. Cuando completan la tarjeta, pueden canjearla por un café gratis en Prufrock Coffee. Quizá parezca una locura, pero, está claro la disrupción que supone y los mensajes que transmite la marca a sus clientes.

¿Qué nos enseña la Ley de la Humildad? Que no estamos solos en el mercado, y que en ocasiones hay que ser inclusivo con la competencia para dar el mejor trato al cliente, diferenciarse (actitud) y generar una reputación inquebrantable.

  1. La Ley de la Conexión:

Todo lo que has experimentado en el pasado y el presente, te conectan con lo que será tu futuro. Es decir, tus acciones positivas tienden a provocar más acciones positivas, y viceversa. O cómo sostiene la teoría del caos, “de la misma forma que el aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo, los efectos de una pequeña acción pueden propagarse de formas insospechadas”.

Un buen ejemplo de esto es la pequeña Eli Stetik. Este pequeño centro de estética de Lleida se solidariza con sus clientes en paro. Les maquilla, les peina y les hace la manicura gratis para que vayan guapos/as a las entrevistas de trabajo. El impacto emocional que tiene esta iniciativa en la percepción de marca entre clientes y potenciales es, sin duda, resaltable.

¿Qué nos enseña la Ley de la Conexión? Que un pequeño gesto de apoyo al cliente puede convertirse en una acción viral por derecho propio. Capaz de trascender el mundo de las transacciones y transitar hacia el campo de las relaciones.

  1. La Ley del Enfoque:

Es un llamamiento a centrar los esfuerzos en lo que de verdad importa, sobre todo para tus clientes y empleados. En aquello que tu marca puede realizar para mejorar sus vidas.

En este caso, este es un ejemplo que podría haber sido bueno, pero no lo es. Se trata de Panera Cares, la primera cafetería bajo el modelo de donación “paga lo que puedas”. La idea era colosal y realmente tuvo un comienzo espectacular, ya que enfocó su energía en lo que sabía hacer mejor (recursos, personas, operaciones). Pero adoptó un enfoque de RSC, no un enfoque de Marketing. Y en lugar de centrarse en los clientes se convirtió en un centro de beneficencia.

¿Qué nos enseña la Ley del Enfoque? Pues que, como responsables de marketing, debemos centrar toda nuestra atención en cuidar a los clientes y empleados, no a la sociedad en su conjunto.

Estas son las 4 primeras leyes del Karma Marketing, pero aún queda 3 para entender bien el concepto y sobre todo, poder aplicarlo a una marca. ¡No te pierdas el siguiente artículo!